jueves, 5 de junio de 2014

EL OTRO CONSOLADOR (PARACLETOS): SU VERDADERA IDENTIDAD. por Alexander Gell

(Si desea descargar o escuchar este estudio en formato de audio mp3, solo tienen que pinchar en el siguiente link: ''EL OTRO CONSOLADOR'')

(Si desea descargar este estudio por escrito en formato de libro pdf, pinchar en el siguiente link: EL CONSOLADOR (PARACLETO)).

‘’Porque el Señor es el Espíritu; y donde está el Espíritu del Señor, allí hay libertad.’’ 2 Corintios 3:17.

¿QUIEN ES EL ''PARACLETOS'' (CONSOLADOR) DEL CUAL HABLA JESUCRISTO EN JUAN 16? ¿ACASO ES ''LA TERCERA PERSONA DEL DIOS TRINO''? ¿O ES JESUCRISTO MISMO, JUNTO AL PADRE CELESTIAL, HABITANDO EN LOS CREYENTES A TRAVÉS DEL PODER DEL ALTÍSIMO)

Como bien sabemos, el espíritu santo es el poder del altísimo, tal y como lo dice el apóstol Pablo en el siguiente pasaje:

‘’No les hablé ni les prediqué con palabras sabias y elocuentes sino con demostración del poder del Espíritu, para que la fe de ustedes no dependiera de la sabiduría humana sino del poder de Dios’’  (1corintios 2: 4-5). 
El espíritu santo no es ninguna ‘’tercera persona’’ de un dios trino, sino que es el espíritu o poder que PROCEDE de Dios, es decir, es una fuerza o energía que emana de Dios mismo,  ya que Dios es el dueño de su espíritu, leámoslo: 

‘’Nosotros no hemos recibido el espíritu del mundo sino el Espíritu que procede de Dios, para que entendamos lo que por su gracia él nos ha concedido’’ (1 corintios 2: 12).

Dios el padre comparte su espíritu o poder con Jesucristo: su hijo unigénito, leámoslo:

’’ El enviado de Dios comunica el mensaje divino, pues Dios mismo le da su Espíritu sin restricción. El Padre ama al Hijo, y ha puesto todo en sus manos’’ (Juan 3: 31-35).

Es por esto que el mismo Jesucristo certifica lo siguiente: ‘’ EL ESPÍRITU DE DIOS ESTA SOBRE MI, PORQUE ME HA UNGIDO PARA ANUNCIAR EL EVANGELIO A LOS POBRES.’’ (Lucas  4:18).

También, el apóstol pedro certifica que el señor Jesucristo había recibido ese espíritu, o poder, directamente del padre celestial en el bautismo, vamos a leerlo: ‘’ cómo Dios ungió a Jesús de Nazaret con el Espíritu Santo y con poder; el cual anduvo haciendo el bien, y sanando a todos los oprimidos del diablo; porque Dios estaba con Él.’’ Hechos 10:38.

Jesucristo ministraba con el poder que su padre le había concedido, y es por esto que hacia grandes milagros, sanaba todo tipo de enfermedades y echaba fuera a los demonios; de ese modo el mismo Dios padre, a través de Jesucristo, traía consuelo, en primer lugar, al pueblo de Israel a través del ministerio de cristo; de modo que podemos decir que el padre celestial es: EL PRIMER CONSOLADOR.

Los celosos fariseos y maestros de la ley comenzaron a acusar a cristo diciendo que el poder que actuaba a través de cristo era el poder de belcebú, es decir: el diablo, a lo cual nuestro señor Jesucristo los confronta y les dice lo siguiente:
‘’En cambio, si expulso a los demonios por medio del Espíritu de Dios, eso significa que el reino de Dios ha llegado a ustedes.’’ Mateo 12: 28.

Estas palabras de Cristo son claras; el espíritu santo es propiedad de Dios; por lo tanto no es ninguna tercera persona divina; sino que es el poder que Dios usa  para mostrar su gracia y su apoyo en el ministerio de cristo. Es por eso que el señor Jesús condena duramente esa gran mentira con que le acusaban los fariseos y maestros de la ley, es decir; que el poder que actuaba a través de Cristo pertenecía a Satanás, cuando en realidad pertenece al Dios padre. en ese consiste el pecado imperdonable: acusar a Jesús de brujo diciendo que el poder que cristo tenia pertenecía al diablo cuando en realidad pertenece a Dios el padre.

Todos los pesajes que hasta ahora hemos analizado demuestran de manera irrefutable que el Dios padre muestra su apoyo en el ministerio de cristo dándoles de su espíritu, es de esa forma que el padre estaba en el hijo, es decir: moraba en su hijo; y quien veía al hijo, tenia que ver la obra de Dios el padre a través de ese hijo. Es por esto que cuando el apóstol Felipe le dice a cristo ‘’MUÉSTRANOS AL PADRE’’, Jesucristo le responde de la siguiente manera:

‘’Jesús le dijo: ¿Tanto tiempo hace que estoy con vosotros, y no me has conocido, Felipe? El que me ha visto a mí, ha visto al Padre; ¿cómo, pues, dices tú: Muéstranos el Padre? ¿No crees que yo soy en el Padre, y el Padre en mí? Las palabras que yo os hablo, no las hablo por mi propia cuenta, sino que el Padre que mora en mí, él hace las obras. Creedme que yo soy en el Padre, y el Padre en mí; de otra manera, creedme por las mismas obras.(juan 14: 9-11).

Este pasaje demuestra bien claro que es Dios mismo quien mora en Jesucristo y hace las obras, no es que el padre celestial sea el mismo Jesucristo como aseguran los unicitarios o los trinitarios, sino que Dios el padre había puesto su poder o espíritu en su hijo, y es a través de ese poder o espíritu que Dios se dejaba ver a través de su hijo. De ese modo, como dijimos anteriormente: es que el padre celestial es el primer consolador: confirmando el ministerio de salvación atraves de Jesucristo.

Ya que tenemos esto claro, ahora falta conocer quien es EL OTRO CONSOLADOR, del que hablo Jesucristo en juan capitulo 14 verso 16, cuando dijo: ‘’ Y yo rogaré al Padre y os dará otro Consolador, para que esté con vosotros para siempre.’’
Para conocer la identidad de ese otro consolador, debemos de analizar las siguientes palabras de Jesús, cuando dijo:

‘’No os dejaré huérfanos; vendré a vosotros. Todavía un poco, y el mundo no me verá más; pero vosotros me veréis; porque yo vivo, vosotros también viviréis.  En aquel día vosotros conoceréis que yo estoy en mi Padre, y vosotros en mí, y yo en vosotros.  El que tiene mis mandamientos, y los guarda, ése es el que me ama; y el que me ama, será amado por mi Padre, y yo le amaré, y me manifestaré a él. Le dijo Judas (no el Iscariote): Señor, ¿cómo es que te manifestarás a nosotros, y no al mundo? Respondió Jesús y le dijo: El que me ama, mi palabra guardará; y mi Padre le amará, y vendremos a él, y haremos morada con él. El que no me ama, no guarda mis palabras; y la palabra que habéis oído no es mía, sino del Padre que me envió.(juan 14: 18-24).

Noten que cristo les hace una promesa a sus discípulos: ‘’NO OS DEJARE HUÉRFANOS, SINO QUE VENDRÉ NUEVAMENTE A VOSOTROS’’, y luego dice que el dia que eso suceda, entonces es que vamos a comprender la forma en que Dios el padre esta en su hijo y como el hijo esta en los creyentes. También dice que solamente aquellos que guardan sus mandamientos son los que demuestran que aman a Jesús, y quien ama a Jesús, será amado por el padre celestial, y es entonces que Jesucristo mismo se ha de manifestar a esa persona. Un poco confuso ante estas palabras de Jesús, Judas Tadeo le pregunta: ¿Cómo es que te manifestaras a nosotros y no al mundo?: es entonces que Jesucristo les revela unos de los misterios mas grandes de todas las escrituras; Jesús les dice:

 ‘’El que me ama, mi palabra guardará; y mi Padre le amará, y vendremos a él, y haremos morada con él. El que no me ama, no guarda mis palabras; y la palabra que habéis oído no es mía, sino del Padre que me envió.’’

Noten que el pasaje dice de manera textual que son solamente dos personas divinas las que vienen a habitar dentro del creyente, a saber: el padre y el hijo ,(NO SON TRES PERSONAS, COMO DICEN LOS TRINITARIOS, NI ES UNA SOLA PERSONA, COMO CREEN LOS UNICITARIOS), y evidentemente estas dos personas divinas, para morar dentro de los creyentes, lo hacen a través del poder de Dios: el espíritu santo; por lo tanto: el espíritu santo no es ninguna tercera persona de un dios trino, sino que es simplemente el poder que emana de Dios a través del cual el padre y el hijo hacen morada en los creyentes. A través del espíritu es que los verdaderos creyentes tiene comunión con el padre, leámoslo: ‘’En esto conocemos que permanecemos en él y él en nosotros, en que nos ha dado de su Espíritu’’ (1 juan 4: 13). (este pasaje demuestra sin ninguna duda que el espiritu santo pertece a Dios: es decir: Dios es el dueño de su espíritu).

Tanto el padre como su hijo comparten de ese mismo espíritu o poder con los verdaderos cristianos, leámoslo:
‘’Mas vosotros no vivís según la carne, sino según el Espíritu, si es que EL ESPÍRITU DE DIOS mora en vosotros. Y si alguno no tiene EL ESPÍRITU del Cristo, no es de él.” (Romanos 8:9).
Ahora bien, en los pasajes que leímos anteriormente, el mismo Jesucristo había prometido que no nos dejaría huérfanos, El dijo que iba a regresar. Y efectivamente después de subir al cielo, Cristo regresó nuevamente, pero no de manera personal; sino a través de su espíritu que ahora mora dentro de cada creyente, leámoslo:

‘’ Y por cuanto sois hijos, Dios envió a vuestros corazones el Espíritu de su Hijo, el cual clama: Abba, Padre, Así que ya no eres esclavo, sino hijo; y si hijo, también heredero de Dios por medio de Cristo" (Gálatas 4:6).

Noten bien claro que ese pasaje dice que es Dios mismo quien envía el espíritu o presencia de su hijo, pero esto solo sucede porque cristo mismo se lo ha pedido al padre, tal y como lo leemos en el siguiente pasaje:

‘’  Y yo rogaré al Padre, y os dará otro Consolador, para que esté con vosotros para siempre: el Espíritu de verdad, al cual el mundo no puede recibir, porque no le ve, ni le conoce; pero vosotros le conocéis, porque mora con vosotros, y estará en vosotros.’’

Preguntamos: ¿Quién es aquel que vino, pero el mundo no quiso recibirlo ni conocerlo: ¡!PUES ES EL MISMO JESUCRISTO, EL HIJO UNIGÉNITO DEL DIOS PADRE!! Vamos a confirmarlo con el siguiente pasaje:

Juan 1:10-11 dice: ‘’ En el mundo estaba, y el mundo fue hecho por medio de él, pero el mundo no le conoció. A lo suyo vino, pero los suyos no le recibieron.’’

De este modo es que cristo mismo, el hijo unigénito del padre, viene a ser nuestro segundo consolador, paracletos en griego, también conocido como; el otro consolador. Es por esto que cristo había dicho lo siguiente:

‘’En aquel día vosotros conoceréis que yo estoy en mi Padre, y vosotros en mí, y yo en vosotros.’’ Juan 14: 20.

Noten que cristo esta diciendo que de la misma manera que el padre habita en su hijo, de ese mismo modo el hijo ahora habita en los creyentes, lo que quiere decir también que no existe tal cosa como un dios trino, ya que evidentemente este pasaje esta afirmando que cristo habita en nosotros de la misma manera que su padre habita en El, y tenemos que estar claros que nosotros los cristianos no somos directamente el mismo Jesucristo porque este habite en nosotros, del mismo modo que Jesucristo no es el mismo Dios padre porque este habite en Jesucristo. Ahora podemos entender las siguientes palabras del apóstol pablo:

Gálatas 2:20 "Con Cristo estoy juntamente crucificado, y ya no vivo yo, mas vive Cristo en mí; y lo que ahora vivo en la carne, lo vivo en la fe del Hijo de Dios, el cual me amó y se entregó a sí mismo por mí." …‘’ porque todos los que habéis sido bautizados en el Cristo, del Cristo estáis revestidos. ’’ Gálatas 3: 27.

De la misma forma como el padre habita en su hijo a través del espíritu, asimismo ahora el padre y su hijo habitan en los creyentes a través del espíritu: pero ojo, no es que el padre y el hijo abandonen el trono del cielo para venir a habitar en los cristianos, sino que ellos lo hacen a través del espíritu santo, el poder del altísimo, poder que surge en primer lugar del padre celestial, tal y como lo demostramos anteriormente, y luego Dios el padre lo comparte con su hijo Jesucristo; y luego ellos comparten ese mismos  espíritu con los creyentes; vamos a confirmarlo con el siguiente pasaje:

‘’Sin embargo, ustedes no están en la carne sino en el Espíritu, si en verdad el Espíritu de Dios habita en ustedes. Pero si alguien no tiene el Espíritu de Cristo, el tal no es de El.’’ (romanos 8: 9).

Por lo tanto, ha quedado demostrado que ese espíritu que cristo había prometido a sus discípulos es EL ESPÍRITU DEL HIJO, tal y como lo leemos otra ves en el siguiente pasaje:
‘’ Y por cuanto sois hijos, Dios envió a vuestros corazones el Espíritu de su Hijo, el cual clama: Abba, Padre, Así que ya no eres esclavo, sino hijo; y si hijo, también heredero de Dios por medio de Cristo" (Gálatas 4:6).

Ahora podemos entender el pasaje principal de este mensaje, el cual dice los siguiente:

‘’ ‘’Porque el Señor es el Espíritu; y donde está el Espíritu del Señor, allí hay libertad.’’ 2 Corintios 3:17.

Lo que quiere decir que el mismo Cristo, de manera espiritual,  es nuestro consolador; palabra que viene del griego paracleto; la cual se traduce como consolador, ayudante, intercesor, abogado: es por eso que encontramos este pasaje que afirma que cristo es nuestro abogado o paracleto, leámoslo:

‘’Hijitos míos, estas cosas os escribo para que no pequéis; y si alguno hubiere pecado, abogado (paracleto) tenemos para con el Padre, a Jesucristo el justo,’’ (1 juan 2: 1).

También cristo es nuestro intercesor o paracletos, leámoslo:
‘’Porque hay un Dios y un intercesor (paracleto)entre Dios y los hombres, Jesucristo hombre,’’ (1 Timoteo 2: 5).

Jesús les había prometido a sus discípulos que El mismo era el encargado de enviar al espíritu de Dios, vamos a leerlo:

'' Pero yo os digo la verdad: Os conviene que yo me vaya; porque si no me fuera, el Consolador no vendría a vosotros; mas si me fuere, os lo enviaré.'' (juan 16: 7).

En ese mismo pasaje de juan 16 vemos que Jesucristo certifica que ese espíritu es propiedad del Dios padre, pero también pertenece a Jesucristo, vamos a leerlo:

 '' Todo lo que tiene el Padre es mío; por eso dije que tomará de lo mío, y os lo hará saber.''

pero luego vemos, en el mismo capitulo 16 de juan, que ese espíritu es parte de Jesucristo mismo:

 ''El me glorificará; porque tomará de lo mío, y os lo hará saber.''

También, en el siguiente pasaje vemos como cristo personifica al espíritu que procede del Dios padre, pero luego vamos a notar como cristo se está refiriendo a si mismo, leámoslo:

Juan 15:26 "Pero cuando venga el Consolador, el Espíritu de verdad que yo os enviaré de parte del Padre, el cual procede del Padre, él dará testimonio de mí.

Ahora noten, en el siguiente pasaje, que es el mismo cristo y su padre quienes dan testimonio:

Juan: 8:18:  Yo soy el que doy testimonio de mí mismo, y el Padre que me envió también da testimonio de mí.’’ (observen que por ninguna parte de todas las escrituras dice que ‘’LA TERCERA PERSONA DEL DIOS TRINO DA TESTIMONIO: ya que evidentemente no existe tal tercera persona, como tampoco existe el dios trino, el cual es el dios falso adoptado por la iglesia católica romana desde el siglo cuarto).

Ese espíritu de Cristo dará testimonio de Cristo, porque hace recordar las palabras de Cristo ya que ese espíritu son las palabras de Cristo, es ese el otro consolador; el cual guía a los creyentes a toda verdad y a toda justicia.  Como dijimos antes; el Padre es nuestro primer consolador, mientras que cristo es el otro consolador;  el espíritu de verdad.

vemos en este pasaje que cristo, personifica al espíritu de Dios, usando el genero literario llamado prosopopeya, donde se le da personalidad a cosas abstractas, algo que abunda en las sagradas escrituras, donde en cierta ocasión el mismo cristo personifica hasta a las piedras, diciendo que si los creyentes de callaran, hasta las piedras hablarían: Y es a través de ese espíritu o poder que cristo deja saber su voluntad en los creyentes y les hace recordar la palabra.

PERO EVIDENTEMENTE, ESE ESPÍRITU ES SIMPLEMENTE EL PODER DEL ALTÍSIMO A TRAVÉS DEL CUAL SON EL PADRE Y SU HIJO QUIENES HABITAN EN LOS CREYENTES.

Es por eso que en juan capitulo 17 Jesús certifica que del mismo modo que El padre y el hijo son uno, asimismo los verdaderos cristianos llegan también a ser uno con ellos, vamos a leerlo: ’Para que todos sean uno; como tú, oh Padre, en mí, y yo en ti, que también ellos sean uno en nosotros; para que el mundo crea que tú me enviaste.  La gloria que me diste, yo les he dado, para que sean uno, así como nosotros somos uno.  Yo en ellos, y tú en mí, para que sean perfectos en unidad, para que el mundo conozca que tú me enviaste, y que los has amado a ellos como también a mí me has amado. ’’ Juan 17: Evidentemente Jesús no pidió que todos sus discípulos seamos un sólo Dios con el Padre y el Hijo, sencillamente Jesús se estaba refiriendo a una unidad de propósito y de pensamiento, para que todos los cristianos lleguemos a estar unidos pensando todos una misma cosa y teniendo un mismo propósito, de la misma manera que el Padre y el Hijo están unidos en una sola mente y un solo propósito.

Es por esta razón que un Trinitario o un unicitario NO PUEDEN SER HIJOS DE DIOS, ya que ellos no tienen el espíritu del hijo unigénito de Dios, vamos a leerlo:

‘’Sin embargo, vosotros no estáis en la carne sino en el Espíritu, si en verdad el Espíritu de Dios habita en vosotros. Pero si alguno no tiene el Espíritu de Cristo, el tal no es de El’’ (romanos 8: 9).

Somos hijos de Dios porque tenemos a su Hijo en nosotros, los Trinitarios tienen otro espíritu al cual ellos llaman; ''la tercera persona del dios trino'', un dios trino inventado por la apostasía de la iglesia católica romana. Un falso dios introducido en el cristianismo a partir del siglo cuarto después de Cristo a través de la gran ramera; otra Persona, que no es el Hijo de Dios y por lo tanto no pueden ser adoptados, ya que ellos creen que el hijo es una supuesta hipostasis del dios trino con el sobrenombre de ; ''la segunda persona de la trinidad'', supuestamente un ser coeterno y coigual al padre: destruyendo de esa forma la relación de padre e hijo que tiene el Dios supremo y su hijo unigénito Jesucristo.

 Lo mismo sucede con los unicitarios: no pueden tener el espíritu del hijo unigénito del Dios padre, ya que ellos niegan que fue el hijo unigénito de Dios quien vino a encarnarse como hombre, ya que ellos aseguran que fue el mismo padre celestial quien se desdobló y vino disfrazado tomando el titulo, papel o roll de hijo: ambas doctrina, trinitaria y unicitaria, en realidad esta diseñada por Satanás para negar la existencia del hijo unigénito del Dios padre; es por eso que afirmamos que los trinitarios y los unicitarios son los promotores de la doctrina del anticristo: aquellos que niegan la encarnación del hijo unigénito del Dios padre y niegan la doctrina de EL PADRE Y EL HIJO, leámoslo:

 ‘’ ¿Quién es el mentiroso, sino el que niega que Jesús sea el Cristo? Este es anticristo, el que niega al Padre y al Hijo. 1Juan 2: 22, 23.
El apóstol juan repite estas palabras de la siguiente manera:
‘’Cualquiera que se extravía, y no persevera en la doctrina de Cristo, no tiene a Dios; el que persevera en la doctrina de Cristo, ése sí tiene al Padre y al Hijo. Si alguno viene a vosotros, y no trae esta doctrina, no lo recibáis en casa, ni le digáis: !Bienvenido! (2 Juan 9-10).

 Noten que la doctrina del anticristo no consiste en negar ‘’la santísima trinidad’’ (como creen los trinitarios), tampoco consiste en negar que el padre celestial es al mismo tiempo el hijo (como creen los unicitarios), en realidad la doctrina del anticristo es negar la encarnación de Jesús, el hijo unigénito del padre, y negar la doctrina fundamental de la fe cristiana: LA DOCTRINA DE ‘’EL PADRE Y EL HIJO’’.

Los trinitarios también aseguran que el espíritu santo es ‘’la tercera persona que compone al dios trino¨, pero las sagradas escrituras muestran algo muy diferente a esa creencia. El espíritu santo es ‘’EL PODER DEL ALTÍSIMO’’: no es ninguna ‘’TERCERA PERSONA DEL DIOS TRINO’’; sino que es la energía que emana de Dios y llena toda la creación. Cristo dijo a sus discípulos que se quedaran en Jerusalén, hasta que fueran revestidos DEL PODER DE LO ALTO, (Lucas 24:49). ¿Cuál era ese PODER de lo alto?, pues era el ESPÍRITU SANTO, ellos recibieron el PODER el día de Pentecostés cuando fueron llenos del ESPÍRITU SANTO, (Hechos 1:8, hechos 2). Por consiguiente, el propio Jesús enseñó que el espíritu santo no es una tercera persona divina, sino el PODER O ENERGÍA DE DIOS: incluso Simón el mago quería comprarle ese ‘’poder’’ a los apóstoles dándoles dinero por lo cual fue reprendido por el apóstol Pedro.

Y es a través de ese poder o espíritu que tanto el padre como también su  hijo unigénito viene a habitar en los creyentes; de ese modo el padre celestial es el primer consolador, mientras que el mismo cristo es ‘’EL OTRO CONSOLADOR’’, el paracleto, nuestro abogado e intercesor.

En realidad los trinitarios y los unicitarios están en grave peligro, no solo por lo blasfemo de sus paradójicas creencias, sino porque el mismo cristo certifica que la salvación depende de la creencia en dos personas divinas( no en una, como creen los unicitarios, mucho menos en tres, como creen los trinitarios): y esas dos personas son: el padre y el hijo; leámoslo: ‘’y esta es la vida eterna, que te conozcan a ti; el único Dios verdadero, y en Jesucristo; tu enviado’’ Juan 17: 3)…‘’Y esta es la voluntad del que me ha enviado: Que todo aquel que ve al Hijo, y cree en él, tenga vida eterna; y yo le resucitaré en el día postrero. ’’ Juan 6. 40. es una orden de cristo creer en esas dos personas divinas; leámoslo: ‘’ creéis en Dios; creed también en mi’’ (Juan 14: 1). Es por eso lo peligroso de creer en los trinitarios y los unicitarios, ya que aquel que niega que Dios el padre envió a su hijo unigénito acarrea condenación; leámoslo: ‘’Porque no envió Dios a su Hijo al mundo para condenar al mundo, sino para que el mundo sea salvo por él. El que en él cree, no es condenado; pero el que no cree, ya ha sido condenado, porque no ha creído en el nombre del unigénito Hijo de Dios. (Juan 3: 17-18). Los apóstoles certifican que aquel que niegue la doctrina del padre y el hijo no tiene a Dios, es decir: no cuenta con el apoyo del Dios padre y, por tanto; debemos apartarnos de tales personas.

El dia que el Dios Padre nos llama a conocer la verdad del Evangelio, aquel dia nos arrepentimos, y prontamente nos bautizamos en el nombre de Jesucristo para el perdón de los pecados, y es allí cuando somos sellados con el espíritu santo de la promesa.

En Juan 14:20-21 encontramos que: Cuando recibimos el sello del espíritu santo, llega a nosotros el conocimiento de la verdad:  ¿Cual verdad?, pues como dijimos anteriormente, recibimos la siguiente verdad: que tanto el Dios padre, como también Jesucristo, como también los verdaderos creyentes: todos están unidos en un mismo espíritu:

*Jesucristo esta en su Padre.
*Nosotros estamos en Jesucristo.
*Jesucristo esta en nosotros.
*Al tener los mandamientos de Jesucristo y guardarlos (obedecerlos, practicarlos), demostramos que amamos a Jesucristo.
*Al amar a Jesucristo, somos amados por el Dios Padre.
*Al ser amados por el Dios Padre; somos amados por Jesucristo.
*Al ser amados por el Dios Padre y por Jesucristo; es Jesucristo quien se manifiesta en nosotros.
*Jesucristo se manifiesta en nosotros en forma espiritual, y eso es conocido como el espíritu santo.
*Al manifestarse Jesucristo en nosotros, automáticamente también se manifiesta el Dios Padre. En otras palabras, el espíritu santo es la manifestación espiritual de los dos Dioses: Dios el Padre y el Dios Hijo.


personificación del espíritu de DIOS.

El espíritu de Dios en algunos casos es personificado en las escrituras usándose el genero literario llamado prosopopeya, donde se le da personalidad a cosas abstractas, pero sin ser una persona real: algo que abunda en las escrituras, observe estos ejemplos donde las escrituras les dan personalidad a cosas que en realidad no son personas:

1) La piedra clama y las tablas le responden: Habacuc 2:11.
2) Los montes tienen ojos y se asustan, y el abismo habla y levanta las manos: Habacuc 3:10.
3) Las piedras hablan: Lucas 19:40.
4) La muerte es una persona que reina: Romanos 5:14.

Incluso al alma de Dios se le da personalidad en las escrituras, sin embargo el alma de Dios no es una persona: El alma de Dios odia: salmo 11:5, El alma de Dios se venga: jeremías 5:9. El alma de Dios se aleja; jeremías 6:8. .El alma de Dios ama: jeremías 12:7 .El alma de Dios recuerda: lamentaciones 3:20. Pero en realidad es Dios que siente esto en su alma. La Biblia también afirma que el espíritu santo siente emociones como si fuera una persona: se contrista, se entristece, etc., etc. Pero en realidad es Dios quien siente estas cosas en su espíritu, en su interior. NI EL ALMA NI EL ESPÍRITU son otras personas, sino que simplemente son EL ESPÍRITU Y ALMA DE DIOS. Ya que DIOS TIENE ESPÍRITU Y ALMA y es a través de ese poder o espíritu santo que los verdaderos creyentes se conectan tanto con el padre como también con su hijo; no es una ‘’tercera persona del dios trino’’; sino simplemente es el espíritu que Dios usa para guiar a los creyentes a toda verdad y a toda justicia. veamos como en el siguiente pasaje el apóstol Pablo identifica al espíritu con el poder de Dios: ‘’No les hablé ni les prediqué con palabras sabias y elocuentes sino con demostración del poder del Espíritu, para que la fe de ustedes no dependiera de la sabiduría humana sino del poder de Dios’’ ( 1corintios 2: 4-5). El espíritu santo no es ninguna ‘’tercera persona’’ de un dios trino, sino que es el espíritu o poder que PROCEDE de Dios, es decir, es una fuerza o energía que emana de Dios mismo, ya que Dios es el dueño de su espíritu, leámoslo: ‘’Nosotros no hemos recibido el espíritu del mundo sino el Espíritu que procede de Dios, para que entendamos lo que por su gracia él nos ha concedido’’ (1 corintios 2: 12).

Además, cada vez que en las escrituras se muestra alguna visión celestial, vemos que aparece el trono del padre celestial; el Dios supremo. El padre esta en su trono, mientras que su hijo unigénito esta a su derecha, por lo tanto; son dos personas, no tres, (como creen los trinitarios), ni tampoco es una sola persona, (como creen los unicitarios). Si el espíritu santo fuera una persona, lo lógico es que aparezca en el cielo junto con el padre y el hijo, pero la verdad bíblica no muestra tal cosa. Vamos a confirmarlo leyendo el pasaje de la visión de Esteban; ‘’puestos los ojos en el cielo, vió la gloria de Dios, y a Jesús que estaba a la diestra de Dios. ’’ Hechos 7: 54, 55.
Esteban antes de morir recibe una tremenda visión celestial donde vió el trono de Dios, a lo cual preguntamos; ¿Acaso vió Esteban a algún misterioso ser trino? ¿Vió a algún dios de tres cabezas? ¿Vió acaso tres tronos donde se sientan tres seres supuestamente ¨indivisibles¨, ¨coeternos¨ y ¨coiguales¨? ¿O acaso Esteban, como creen los unicitarios, vió a una sola persona que poseía simultáneamente los títulos ¨padre e hijo¨, ya que los unicitarios aseguran que el padre es también el mismo hijo sentado en el trono?. Nada de eso; Esteban vió la gloria de Dios y a Jesús, su hijo unigénito-primogénito, a la derecha del padre. Debemos preguntarnos: ¿y dónde estaba la tercera persona de la trinidad en esa escena? ¿Acaso se fue de paseo? Esteban no vió a ningún ser trino porque en el cielo eso no existe. 

EL GRAN ENGAÑO DEL CATOLICISMO: LA CREACIÓN DE ''LA TERCERA PERSONA DEL DIOS TRINO''.
La idea trinitaria llega hasta el concilio católico de Alejandría donde se comenzó a declarar que el espíritu santo no era simplemente el poder del altísimo, sino que era una persona (año 362 D.C.), y luego en el concilio católico de Constantinopla 1 (AÑO 381 D.C.), es donde se declaró que el espíritu santo era una persona y un dios juntamente con el padre y el hijo; y que ‘’recibe adoración y gloria’’: esa afirmación echa en ese concilio no cuenta con ninguna base bíblica, ya que las sagradas escrituras no dicen por ninguna parte de forma explicita que el espíritu santo sea un ¨Dios¨ junto con el padre y el hijo, mucho menos tampoco dicen las escrituras por ninguna parte que el espíritu santo reciba adoración y gloria junto con el padre y el hijo; nunca vamos a encontrar en las escrituras a los profetas del antiguo testamento ni a los apóstoles del nuevo testamento adorando o rindiéndole culto al espíritu santo como si fuera ‘’Dios’’. Sin embargo, ese concilio Niceno-constantinopolitano es la plataforma donde se comenzó a desarrollar la trinidad católica en la cristiandad, y son ellos los que afirmaron en su credo que el espíritu santo es ‘’Dios’’ y que recibe ‘’adoración y gloria junto al padre y el hijo’’.

También es en el siglo cuarto cuanto los lacayos del romanismo católico traducen las sagradas escrituras al latín, (Vulgata latina del papista Jerónimo, mas otras traducciones latinas), y mañosamente introducen en esas nuevas traducciones añadidos apócrifos, es decir: versículos falsificados para poder apoyar el dogma trinitario; como por ejemplo la fórmula bautismal que se encuentra en mateo 28: 19 donde se lee: ‘’bautizando en el nombre del padre-hijo-espíritu santo’’, cuando en realidad en el original hebreo de mateo esa formula no existe. El evangelio de mateo es el único libro del nuevo testamento cuyo original fue escrito en hebreo, y, como dijimos antes: los datos históricos que vamos a mostrar mas adelante en este libro, queda demostrado que esa fórmula trinitaria no existía: en realidad, (según Eusebio de Cesárea en 275 -339 D.C.) lo que dice cristo en ese pasaje es ; ‘’id y bautícenlos en mi nombre’’. Es por esto que todo el nuevo testamento, sobre todo el libro de hechos, muestran que los apóstoles de cristo nunca bautizaron con la fórmula trinitaria ya que ellos no conocían dicha fórmula; en realidad ellos solo bautizaban en el nombre de Jesús, tal y como lo ordena el apóstol pedro en el siguiente pasaje: "Y mandó bautizarles en el Nombre del Señor Jesús. Entonces le rogaron que se quedase por algunos días." Hechos 10:48.


PARA MAS INFORMACIÓN:


Los invitamos a participar en nuestras congregaciones cibernéticas siguiendo estos link: ‘’
Anti-apostasía: por Alexander Gell’’:     http://www.facebook.com/groups/395559757149557/?fref=ts.


También los invitamos a participar en el foro de estudios y debates bíblicos: ‘’cristianos bíblicos’’:  http://www.gabitogrupos.com/cristianos/general.php.

Para comunicarse con nosotros a través de skipe en la congregación en audio aquí tiene mi cuenta de skipe:   alexander.gell1

Aquí también mi canal SÉPTIMO MILENIO en YouTube: http://www.youtube.com/channel/UCIw-Rhk3CBW4ZSDhDWA9j9A?feature=mhee.

Para escuchar todos nuestros estudios en audio pinchar en este link: http://www.ivoox.com/podcast-podcast-sana-doctrina-cristiana_sq_f140158_1.html

PERMISO DE COPIAR Y DISTRIBUIR GRATUITAMENTE TODOS NUESTROS ESTUDIOS, SIEMPRE Y CUANDO NO LE QUITEN NI LE AÑADAN NADA.



Google+ Followers