jueves, 2 de abril de 2015

EL VERDADERO ESTADO DE LOS MUERTOS Y LA RESURRECCIÓN. capitulos 4, 5 y 6. Por Alexander Gell. Edicion 2015

(para retroceder al capitulo anterior, pinchar en el siguiente link:  DESDE BABILONIA A ROMA; DE ROMA AL CATOLICISMO Y DE ALLI A TODA LA CRISTIANDAD APOSTATA.)

(Si desean descargar el libro completo, solo tienen que pinchar en el siguiente link: EL VERDADERO ESTADO DE LOS MUERTOS Y LA RESURRECCIÓN.POR ALEXANDER GELL. EDICION 2015)





Para finalizar de completar la publicaciones de los capitulos del libro titulado: EL VERDADERO ESTADO DE LOS MUERTOS Y LA RESURRECCIÓN, aquí les traigo los últimos capitulos

CAPITULO 4: LA FUTURA DESTRUCCIÓN DE TODOS LOS MALVADOS.

Para reconfirmar todo este punto referente a la destrucción eterna de los malvados; aquí les dejo un resumen sobre este tema escrito por el gran erudito bíblico Tito Martínez:

LA FUTURA DESTRUCCIÓN ETERNA DE LOS MALOS :
Cuando esos mil años se cumplan, entonces los muertos que fueron juzgados durante el Milenio, conforme a sus obras, VOLVERÁN A VIVIR, es decir, resucitarán por el poder de Dios: "5 Pero los otros muertos no volvieron a vivir hasta que se cumplieron mil años" (Apocalipsis 20:5). Miles de millones de muertos estarán en pie delante del trono de Dios, entonces esos libros donde están registradas las obras que ellos hicieron serán abiertos, y también será abierto otro libro: el libro de la vida (Apocalipsis 20:12-13). Todos estos muertos ya fueron juzgados durante el Milenio (Apocalipsis 11:18), sin embargo, ahora resucitarán para OÍR LA SENTENCIA establecida por el Juez de vivos y muertos: Jesús. Dicha sentencia será de condenación, o de perdón, ya que el texto bíblico dice que quien no se halló inscrito en el libro de la vida, fue arrojado al lago de fuego (Apocalipsis 20:15), lo cual indica que habrá muertos que tendrán su nombre escrito en el libro de la vida, y serán salvos. Ahora bien, los muertos que sean condenados y arrojados al lago de fuego, ¿vivirán para siempre en ese lugar de destrucción?
Millones de "cristianos" han sido engañados por Satanás, el cual les ha hecho creer que los condenados tendrán la vida eterna, y vivirán para siempre en el fuego en un sufrimiento sin fin. Veamos la falsedad de esa doctrina.
El Señor Jesús dijo que los que rehúsan creer en el Hijo NO VERÁN LA VIDA, sino que la ira de Dios está sobre ellos, es decir, pesa sobre ellos, cual espada de Damocles (Juan.3:36). Por lo tanto, los condenados NO recibirán la inmortalidad, ni vivirán para siempre, sino que serán DESTRUIDOS (aniquilados) en el fuego de la ira de Dios, es decir, el lago de fuego (Apocalipsis 14:9-11, 20:15). Jesús dijo que Dios DESTRUIRÁ (aniquilará) el cuerpo y el alma (la vida) de los condenados en el fuego (Mateo 10:28).
Pablo dijo también que los condenados sufrirán la pena de ETERNA DESTRUCCIÓN O PERDICIÓN (2Tesalonicences 1:9). Ellos serán atormentados con fuego y azufre, y el humo de su TORMENTO subirá por los siglos de los siglos (Apocalipsis 14:9-11), es decir, ellos SUFRIRÁN terriblemente en el fuego, hasta que sean quemados, y reducidos a cenizas (Malaquías 4:1-3). Jesús dijo bien claro que en ese lugar llorarán y crujirán de dientes (Mateo 13:42), hasta que sean destruidos en cuerpo y alma. Por lo tanto, ellos estarán vivos y conscientes cuando sean arrojados al lago de fuego, ya que de lo contrario ellos no llorarían ni rechinarían de dientes.
El "humo que sube por los siglos de los siglos" indica una DESTRUCCIÓN ETERNA, ya que cuando sube humo de un incendio, significa que la destrucción está completa. Jesús dijo que las "cabras" irán al castigo eterno, mas los justos a la vida eterna (Mateo 25:46), por lo tanto, EL CRISTO fue muy claro en ese pasaje cuando dijo que SOLO LOS JUSTOS VIVIRÁN PARA SIEMPRE, ¡los condenados no vivirán para siempre, es decir, NO SERÁN INMORTALES!.
Ese castigo eterno será LA DESTRUCCIÓN ETERNA EN EL FUEGO (Mateo 25:41), donde serán arrojados los malvados, y destruidos en cuerpo y alma (Mateo 10:28). El fuego es eterno, porque procede de Dios, el cual es fuego consumidor, ¡pero no significa de ninguna manera que ese fuego esté ardiendo eternamente!, ya que Sodoma y Gomorra también sufrieron el castigo del FUEGO ETERNO (Judas 7), ¡sin embargo, esas ciudades no siguen ardiendo, sino que fueron DESTRUIDAS y dejaron de existir!. Por lo tanto, el castigo será eterno, porque la DESTRUCCIÓN será ETERNA.
La doctrina satánica de los sufrimientos eternos no tiene que ver nada con la doctrina bíblica del castigo eterno. El sufrimiento eterno indica VIDA ETERNA en agonía sin fin, sin embargo, el castigo eterno indica DESTRUCCIÓN ETERNA. Ese castigo será ETERNO, porque la DESTRUCCIÓN será eterna, ¡¡ellos JAMÁS volverán a vivir!!.
Los católicos papistas y casi todos los protestantes enseñan que los malvados jamás serán destruidos. Ellos suelen decir que la Biblia jamás habla de la destrucción eterna de los malvados. Veamos seguidamente la falsedad de esa doctrina. Aquí doy solo unos cuantos pasajes donde se habla de la futura DESTRUCCIÓN ETERNA de los malvados:
"Porque los malignos serán destruidos, Pero los que esperan en el SEÑOR, ellos heredarán la tierra... Porque los benditos de él heredarán la tierra; Y los malditos de él serán destruidos... Espera en el SEÑOR, y guarda su camino, Y él te exaltará para heredar la tierra; Cuando sean destruidos los pecadores, lo verás... Mas los transgresores serán todos a una destruidos; La posteridad de los impíos será extinguida. (Salmos 37:9, 22, 34, 38).
Cuando brotan los impíos como la hierba, Y florecen todos los que hacen iniquidad, Es para ser destruidos eternamente (Salmos 92:7).
Porque el violento será acabado, y el escarnecedor será consumido; serán destruidos todos los que se desvelan para hacer iniquidad" (Isaías 29:20).
"... tu ira ha venido, y el tiempo de juzgar a los muertos, y de dar el galardón a tus siervos los profetas, a los santos, y a los que temen tu nombre, a los pequeños y a los grandes, y de destruir a los que destruyen la tierra. " (Apocalipsis 11:18).
Cada vez estoy más convencido que los papistas y los protestantes que enseñan esa doctrina diabólica de los sufrimientos eternos no creen en la Biblia, sino solamente en las mentiras doctrinales inventadas por los líderes de esas sectas falsas.
El Mesías no dijo por ninguna parte que los malvados sufrirán eternamente, ya que si ellos sufrieran eternamente tendrían que vivir eternamente. Es evidente que los papistas y los protestantes que enseñan esa perversa y diabólica doctrina de los sufrimientos eternos no creen en esas palabras del CRISTO registradas en Mateo 25:46, ya que él dijo bien clarito que solamente los justos vivirán para siempre, mientras que los otros, es decir, las cabras, irán al castigo eterno, y ese castigo eterno será la destrucción eterna, el castigo será eterno porque la destrucción será eterna y definitiva, éste será el castigo del fuego eterno, el mismo castigo que sufrieron las ciudades de Sodoma y Gomorra, tal como leemos en la epístola de Judas 7, donde se dice que Sodoma y Gomorra fueron puestas de ejemplo sufriendo el castigo del fuego eterno. Esas ciudades fueron destruidas por Dios y dejaron de existir, si el castigo del fuego eterno fuera un sufrimiento eterno entonces esas ciudades seguirían  ardiendo actualmente. ’’ (Las 21 tesis de tito. com).

Por lo tanto; ya ha quedado bastante claro que el infierno de fuego es una patraña; una horrenda doctrina de demonios infiltrada dentro de la cristiandad apostata a través del catolicismo romano: es por eso que los primeros reformadores no creían en esa fabula. Por ejemplo; el reformador  William Tyndale, cuando discutía con los papistas,  decía lo siguiente:
"Y vosotros, al colocarlos [a los difuntos] en el cielo, en el infierno o en el purgatorio, destruyen los argumentos con que Cristo y Pablo probaron la resurrección.... Y de nuevo, si las almas están en el cielo, díganme entonces por qué no están en tan buen caso como los ángeles están? Y entonces, ¿qué causa tiene entonces la resurrección?" - William Tyndale, Una Respuesta al Diálogo de Sir Tomás Moro (1850 Parker Reimpresión), libro. 4, cap. 4, pp 180, 181.

También el reformador Martin Lutero decía que la doctrina del alma inmortal pertenece al estercolero romano. Leámoslo:
"Sin embargo, yo permito que el Papa establecezca artículos de fe para sí y para sus propios fieles - tales como son: que el pan y el vino son transubstanciados en el sacramento, que la esencia de Dios no genera ni se genera, que el alma es la sustancial forma del cuerpo humano, que él [el Papa] es el Emperador del Mundo y Rey de los Cielos, la Tierra y de Dios, que el alma es inmortal, y todas estas monstruosidades sin fin en el estercolero romano de decretos - con el fin de que, tal y como su fe es, así pueda ser su evangelio, como también sus fieles, y como su iglesia, y que sus labios puedan tener siempre lechuga adecuada y la tapa puede ser digna de su plato". - Martin Lutero, Assertio Omnium Articulorum Martin Lutheri por Bullam Leonis X . Novissimam Damnatorum. (Afirmación de todos los artículos de Martin Lutero que condenó la última Bula de León X), artículo 27, Edición de Weimar de las Obras de Lutero, vol. 7, pp 131, 132 (una exposición de punto por punto de su posición, por escrito el 01 de diciembre 1520, en respuesta a las peticiones de un tratamiento más completo que el dado en su Adversus Execrabilem Antichristi Bullam, y su más amplia Endchrists Bulle des).

 

CAPITULO 5: LA FUTURA RESURRECCIÓN DE LOS MUERTOS.

(PARTE DE ESTE MATERIAL LO HE EXTRAÍDO DE LAS 21 TESIS DE TITO. COM y de los comentarios del foro ‘’cristianos bíblicos Gabito grupos’’.)

LA PRIMERA Y SEGUNDA RESURRECCIÓN:
En la primera resurrección solamente van a participar los santos mártires que pasaron por la gran tribulación, es decir: todos aquellos que murieron siendo perseguidos, atribulados y asesinados por causa de su fe en Cristo; esto es lo que afirma apocalipsis 20: 4-6; Leámoslo:
"Y vi tronos, y se sentaron sobre ellos los que recibieron facultad de juzgar; y vi las almas de los decapitados por causa del testimonio de Jesús y por la palabra de Dios, los que no habían adorado a la bestia ni a su imagen, y que no recibieron la marca en sus frentes ni en sus manos; y vivieron y reinaron con EL CRISTO mil años. Pero los otros muertos no volvieron a vivir hasta que se cumplieron mil años. Esta es la primera resurrección. Bienaventurado y santo el que tiene parte en la primera resurrección; la segunda muerte no tiene potestad sobre éstos, sino que serán sacerdotes de Dios y del CRISTO, y reinarán con él mil años."

Esta primera resurrección antes del milenio solamente la reciben de manera especial aquellos que mueren en la gran tribulación, los que no adoran a la bestia ni a su imagen: estos son los únicos que van a reinal con Cristo en el milenio investidos como reyes y sacerdotes. Esto quiere decir que no todos los cristianos van a participar de la primera resurrección, ni todos van a ser Reyes y sacerdotes. ¿Sobre quienes van a reinal los participantes de la primera resurrección?.
Pues sobre aquellos misericordiosos que  ayudaron a los santos cuando eran perseguidos y atribulados en el gobierno mundial de la bestia, aquellos que salieron sobrevivientes de la destrucción de todos los malvados en la batalla de Armagedón. Estas fueron personas que no tuvieron el privilegio de recibir plenamente el evangelio, pero son personas nobles y justas a los cuales Cristo les da la oportunidad de entrar en el milenio, pero no como personas inmortales. Estas personas son las ovejas justas descritas en Mateo 25:34-40.   Leámoslo:
»Entonces dirá el Rey a los que estén a su derecha: “Vengan ustedes, a quienes mi Padre ha bendecido; reciban su herencia, el reino preparado para ustedes desde la creación del mundo. Porque tuve hambre, y ustedes me dieron de comer; tuve sed, y me dieron de beber; fui forastero, y me dieron alojamiento;  necesité ropa, y me vistieron; estuve enfermo, y me atendieron;  estuve en la cárcel, y me visitaron.”  Y le contestarán los justos: “Señor, ¿cuándo te vimos hambriento y te alimentamos, o sediento y te dimos de beber?  ¿Cuándo te vimos como forastero y te dimos alojamiento, o necesitado de ropa y te vestimos?  ¿Cuándo te vimos enfermo o en la cárcel y te visitamos?”  El Rey les responderá: “Les aseguro que todo lo que hicieron por uno de mis hermanos, aun por el más pequeño, lo hicieron por mí.”

En este impresionante pasaje Jesús muestra de forma clara que cuando el regrese en gloria va a establecer su trono para juzgar a las naciones. Va a formar tres grupos: las ovejas, las cabras y los hermanos pequeños del Mesías. Las ovejas serán seres humanos misericordiosos, los cuales tuvieron piedad con los hermanos pequeños del Mesías, es decir: los verdaderos cristianos, cuando estos pasaron por sufrimientos y tribulaciones a causa de su fe. Esas “ovejas” les dieron de comer, les dieron de beber, les vistieron, etc., sin embargo, ¡esas “ovejas” no eran cristianos!, porque el pasaje hace una clara diferencia entre esas “ovejas” y los hermanos pequeños del Mesías, es decir, los cristianos perseguidos.

 En el juicio, el Rey, es decir, el Mesías, dará como recompensa a esa “ovejas” la entrada en el Reino de Dios.
Porque el bien se lo hicieron al propio Mesías, ciertamente al hacer el bien a los hermanos pequeños del Mesías, es como si se lo hubieran hecho al propio Mesías, sin embargo, ellos recibirán la oportunidad de entrar en el milenio porque sencillamente HICIERON EL BIEN a sus semejantes que pasaban por grandes penurias y sufrimientos, y que en esa época serán especialmente los verdaderos cristianos, los cuales serán perseguidos y matados por la bestia (Apocalipsis 13:7). Esas “ovejas” tuvieron misericordia con esos santos de Dios perseguidos, y por tanto recibirán lo mismo de Dios: misericordia; pero aquellos malditos (las cabras) que no tuvieron misericordia con sus semejantes cristianos perseguidos también recibirán juicio sin misericordia. ¨´porque  Juicio sin misericordia se hará con aquel que no hiciere misericordia’’. Santiago 2:13. Es por esto que en la narración Cristo muestra que esas ovejas estaban sorprendidos, pues no sabían que el bien que le hacían a los hermanos pequeños de Cristo es como si lo hicieran al mismo Cristo: es por eso que ellos preguntaron: ‘’¿cuándo te vimos hambriento y te alimentamos, o sediento y te dimos de beber?’’. Un verdadero cristiano esta consiente que debe hacerle el bien al prójimo, y más si el prójimo esta en gran necesidad, por tanto: el verdadero cristiano no tiene que preguntar por el bien que hace. 

¿Cómo Dios juzgará a estas personas que sin conocer el evangelio completamente hicieron lo correcto? Pues por la ley de la conciencia. Esto lo leemos en Romanos 2:14-16.
´´Porque cuando los gentiles que no tienen ley, hacen por naturaleza lo que es de la ley, éstos, aunque no tengan ley, son ley para sí mismos, mostrando la obra de la ley escrita en sus corazones, dando testimonio su conciencia, y acusándoles o defendiéndoles sus razonamientos, en el día en que Dios juzgará por Jesús, el Mesías, los secretos de los hombres, conforme a mi Buena Noticia."

Estas personas tendrán la oportunidad de conocer la verdad y ellos son los que van a repoblar la tierra. Los hijos de estas personas no serán inmortales, ya que los inmortales son como los ángeles que ‘’no se casan ni se dan en casamiento’’. Pero recibirán la oportunidad de tener la inmortalidad al ser probados a través del milenio y cuando Satanás sea soltado de su prisión y salga a tentar a las naciones después de los mil años.

Esta tremenda profecía esta en Isaías 65:20, cuando, hablando sobre aquellos habitantes del milenio, dijo lo siguiente:
«No habrá más allí niño que muera de pocos días, ni viejo que sus días no cumpla; porque el niño morirá de cien años, y el pecador de cien años será maldito».

Esta afirmación indica que la vida será prolongada mucho, esto es, que a la edad de 100 años una persona será todavía joven. En el milenio, los creyentes que sean viejos cumplirán sus años, con lo que se quiere decir que alcanzarán una edad muy avanzada. En contraste, la persona que muera de 100 años será porque es pecador, y la muerte le vendrá como un juicio. Al parecer los descendientes de estas personas no recibirán cuerpos inmortales, pero si gozaran de perfecta salud que les permitirá vivir varios siglos. Por tener cuerpos aun sujetos al pecado es que mucho de ellos serán engañados por Satanás cuando este sea soltado de su prisión. Los que no sean engañados recibirán la inmortalidad después que Satanás sea destruido en el lago de fuego. Esto es el juicio ante el gran trono blanco descrito en apocalipsis 20:11,15.
Sobre estos es que los santos resucitados en la primera resurrección van a reinal como ‘’reyes y sacerdotes’’. Ahora debemos preguntarnos: ¿ y los demás cristianos; cuándo resucitarán?. Pues el Apocalipsis dice bien claro que ellos resucitarán CUANDO SE CUMPLAN LOS MIL AÑOS:
 "los demás no volvieron a vivir hasta que se cumplieron los mil años" (Apocalipsis 20:5).

En esa segunda resurrección va a ver ‘’resurrección de justos e injusto’’: todos los muertos, sin acepción, van a ser regresados a la vida. Es incorrecto afirmar que la segunda resurrección es solamente para los condenados; Apocalipsis 20:11 es un  pasaje que especifica que todos van a comparecer al juicio ante el gran trono blanco donde va a ser abierto el libro de la vida. Esto quiere decir que en ese libro sólo estaba escrito los nombres de los elegidos para vida eterna en el reino de Dios: Y SOLAMENTE AQUELLOS QUE NO ESTÉN ESCRITO EN EL LIBRO DE LA VIDA, SERÁN ARROJADOS AL LAGO DE FUEGO.

‘’Por lo tanto, todos esos cristianos salvos que NO PASARON POR LA TRIBULACIÓN resucitarán en ese entonces y recibirán la vida eterna, y vivirán en el Reino de Dios, PERO NO COMO REYES, sino como SÚBDITOS del Reino de Dios. Por consiguiente, Abraham, Isaac, Jacob y todos los profetas resucitarán cuando se cumplan esos mil años, y ellos entrarán en el Reino de Dios, ¿y por qué ellos no tendrán parte en la primera resurrección ni reinarán con EL CRISTO durante el Milenio?, sencillamente porque ellos no dieron sus vidas por causa de la Palabra de Dios ni por el testimonio de Jesús, ni tampoco sufrieron persecución por no adorar a la bestia ni a su imagen (Apocalipsis 20:4-6). Por lo tanto, ni los patriarcas ni los profetas forman parte del grupo mencionado en Apocalipsis 20:4-6. Algunos citan el pasaje de 1Pedro 2:9 para decir que todos los cristianos son los reyes y sacerdotes, sin embargo, eso es una interpretación falsa, pues el apóstol Pedro estaba hablando en ese pasaje de los cristianos de su época que estaban pasando por la tribulación a causa de la fe en la persecución provocada, primero por los líderes judíos, y luego por las autoridades romanas, ¡ellos son reyes y sacerdotes!, y ellos tendrán parte en la primera resurrección, para reinar con EL CRISTO durante el Milenio.
En Apocalipsis 1:6 Juan dijo: "Y NOS HIZO REYES Y SACERDOTES PARA DIOS SU PADRE", es decir, Juan se estaba refiriendo a los cristianos DE ESA ÉPOCA, por eso es que él mismo se incluye: "nos hizo reyes y sacerdotes", Y TODOS LOS CRISTIANOS DE ESA ÉPOCA ESTABAN SUFRIENDO LA TRIBULACIÓN EN EL MUNDO, SIENDO PERSEGUIDOS ESPECIALMENTE POR LOS JUDÍOS ANTICRISTIANOS Y POR LOS ROMANOS, tal como dice claramente Apocalipsis 1:9, donde Juan se incluyó entre aquellos cristianos que sufrían LA TRIBULACIÓN por causa de la Palabra de Dios y por el testimonio de Jesús, EL CRISTO, y son precisamente todos estos cristianos que sufrieron la tribulación o persecución los que reinarán con EL CRISTO durante el Milenio (Apocalipsis 6:9, 20:4-6), por eso es que Pablo dijo a los cristianos de esa época que SI SUFRIMOS, TAMBIÉN REINAREMOS CON ÉL (2Timoteo 2:12), lo cual indica, sin ninguna duda, que SOLAMENTE LOS VERDADEROS CRISTIANOS QUE SUFRAN TRIBULACIÓN O SEAN MÁRTIRES SON LOS QUE REINARÁN CON EL CRISTO, ellos son los reyes y sacerdotes que gobernarán sobre la tierra (Apocalipsis 5:10), el resto de cristianos que no sufrieron la tribulación, o que no murieron por causa de la Palabra de Dios y por el testimonio de Jesús NO REINARÁN CON EL CRISTO, sino que serán súbditos del Reino de Dios, ellos vivirán para siempre bajo el gobierno del CRISTO y de sus mártires. Por consiguiente, esa doctrina de que TODOS los cristianos reinarán con EL CRISTO es totalmente falsa, antibíblica, además de completamente ridícula. El propio Cristo dijo bien claro que solamente EL VENCEDOR se sentará con él en su trono, de la misma manera que EL CRISTO venció y se sentó en el trono de su Padre, en el cielo (Apocalipsis 3:21), pero resulta que el Apocalipsis dice bien claro quiénes son los cristianos vencedores: "Y ellos le han vencido por medio de la sangre del Cordero y de la palabra del testimonio de ellos, y menospreciaron sus vidas hasta la muerte." (Apocalipsis 12:11). El cristiano vencedor que se sentará en el trono del CRISTO y reinará con él no será cualquier cristiano, sino solamente aquellos que han vencido por medio de la sangre del Cordero y de la palabra del testimonio de ellos, y menospreciaron sus vidas hasta la muerte’’.

Ahora debemos preguntarnos: ¿Cual va a ser la recompensa de los justos y de los injusto cuando los resucitados reciban la sentencia delante del gran trono blanco?. Cristo lo describe con estas impresionantes palabras:
‘’ y los que hicieron lo bueno, saldrán a resurrección de vida; mas los que hicieron lo malo, a resurrección de condenación.’’ Juan 5: 29.

Como podemos ver: los únicos que van a recibir una resurrección de vida son solamente los que  hicieron lo bueno: son los únicos que van a vivir para siempre. Mas los pecadores van a ser condenados a muerte; tal y como se describe en el siguiente pasaje:
‘’ Porque los malignos serán destruidos, Pero los que esperan en el SEÑOR, ellos heredarán la tierra. Pues de aquí a poco no existirá el malo; Observarás su lugar, y no estará allí. Pero los mansos heredarán la tierra, Y se recrearán con abundancia de paz.’’ Salmos 37:9-11.

Vemos que solamente los justos van a vivir para siempre en el reino de Dios: disfrutando para siempre de la presencia del padre celestial, su hijo Jesucristo y todos los ángeles de Dios. En cambio los pecadores van a dejar de existir.


Ese castigo eterno será LA DESTRUCCIÓN ETERNA EN EL FUEGO (Mateo 25:41), donde serán arrojados los malvados, y destruidos en cuerpo y alma (Mateo 10:28). El fuego es eterno, porque procede de Dios, el cual es fuego consumidor, ¡pero no significa de ninguna manera que ese fuego esté ardiendo eternamente!, ya que Sodoma y Gomorra también sufrieron el castigo del FUEGO ETERNO (Judas 7), ¡sin embargo, esas ciudades no siguen ardiendo, sino que fueron DESTRUIDAS y dejaron de existir!. Por lo tanto, el castigo será eterno, porque la DESTRUCCIÓN será ETERNA. Los malvados van a ser lanzados en el lago de fuego donde van a recibir la muerte segunda, es decir: la destrucción eterna donde van a dejar de existir para siempre, esto incluye a Satanás, sus demonios y sus ángeles, los cuales para siempre dejaran de ser.

CAPITULO 6: ALGUNOS PASAJES BÍBLICOS QUE LOS APOSTATAS INFERNISTAS USAN PARA APOYAR SU DOCTRINA del alma inmortal y los sufrimientos eternos.


‘’LOS ESPÍRITUS ENCARCELADOS DE 1PEDRO 3:18-19:

Muchos falsos maestros siempre citan el pasaje de 1Pedro 3:18-19, para enseñar la mentira de que los muertos están vivos, sin embargo, este pasaje de Pedro enseña bien claro que el Mesías Jesús, DESPUÉS DE RESUCITAR, fue y predicó a los espíritus encarcelados. Este pasaje no está hablando por ninguna parte del espíritu del hombre, sino de unos ESPÍRITUS ENCARCELADOS. Pues bien, según el Nuevo Testamento, los ÁNGELES son llamados ESPÍRITUS: "Ciertamente de los ángeles dice: El que hace a sus ángeles espíritus, Y a sus ministros llama de fuego." (Hebreos 1:7).

Por lo tanto, esos espíritus de 1Pedro 3:18-19 no son seres humanos muertos, sino ÁNGELES. Pues bien, vamos ahora quiénes son esos ángeles que están encarcelados, es decir, en prisión:
"Porque si Dios no perdonó a los ángeles que pecaron, sino que arrojándolos al Tártaro los entregó a prisiones de oscuridad, para ser reservados al juicio" (2Pedro 2:4).

"Y a los ángeles que no guardaron su dignidad, sino que abandonaron su propia morada, los ha guardado bajo oscuridad, en prisiones eternas, para el juicio del gran día; como Sodoma y Gomorra y las ciudades vecinas, las cuales de la misma manera que aquéllos, habiendo fornicado e ido en pos de vicios contra naturaleza, fueron puestas por ejemplo, sufriendo el castigo del fuego eterno." (Judas 1:6-7).

En esos pasajes Pedro y Judas Tadeo se refieren a lo mismo: a un grupo de ángeles malvados que pecaron, los cuales abandonaron su dignidad y morada en el cielo y descendieron a la tierra para fornicar con las hijas de los hombres (Gen.6:1-3). Dios entonces los castigó y los arrojó a una especie de prisión, llamada el Tártaro, donde están esperando el día del Juicio.

Cuando Jesús resucitó como espíritu vivificante (1Corintios 15:45), entonces fue a predicar a esos espíritus o ángeles encarcelados. Jesús obviamente les anunció su victoria, su muerte y resurrección. Por lo tanto, el pasaje de Pedro enseña lo que Jesús hizo DESPUÉS DE RESUCITAR, y de ninguna manera se refiere a algo que sucediera antes de la resurrección de Jesús. Cuando Jesús murió, sencillamente dejó de vivir, dejó de existir, y él volvió a vivir únicamente cuando el Dios Padre le resucitó al tercer día (Hechos 2:27-31).

APOCALIPSIS 6:9-11:
 Los que enseñan la doctrina de la inmortalidad del alma siempre citan ese pasaje. Según ellos, las almas de los santos están en el cielo, incluso los papistas enseñan que esas almas están intercediendo por nosotros ante Dios. ¿Enseña eso ese pasaje del Apocalipsis? ¡De ninguna manera! El texto no dice por ninguna parte que esas almas de los mártires estén en el cielo, sino que Juan las vio DEBAJO DEL ALTAR DE SACRIFICIOS, ¡¡y estar debajo del altar no es estar en el cielo!!. El pasaje es enteramente una PROSOPOPEYA, una figura metafórica, semejante al pasaje del rico y Lázaro. En dicho pasaje se hace hablar a personas muertas, como si estuvieran vivas. Todo el pasaje es una ilustración SIMBÓLICA, pues el Apocalipsis está repleto de ese tipo de ilustraciones simbólicas, no literales. La Biblia dice que el alma (la vida) está en la sangre, porque la sangre es la portadora del oxígeno que nos da la vida: "Pero carne con su vida (alma), que es su sangre, no comeréis" (Génesis 9:4). "Porque la vida (alma) de toda carne es su sangre; por tanto, he dicho a los hijos de Israel: No comeréis la sangre de ninguna carne, porque la vida (alma) de toda carne es su sangre" (Levítico 17:14). Por lo tanto, la sangre es sinónimo de vida o alma. Cuando en Apocalipsis 6:9-11 leemos que las almas de los mártires estaban debajo del altar, clamando a Dios, lo que significa sencillamente es que las VIDAS de esos mártires cristianos habían sido sacrificadas, y su sangre (su alma) simbólicamente estaba clamando a Dios pidiendo justicia, de la misma manera que la SANGRE (alma) de Abel CLAMABA A DIOS DESDE LA TIERRA (Génesis 4:10). Interpretar ese pasaje como lo hacen los papistas y los "cristianos evangélicos" es una aberración ridícula y una falsificación del texto sagrado.

LUCAS 20:38:
 Los papistas y "evangélicos" también citan siempre ese pasaje, para enseñar que los muertos no están muertos, sino vivos en un "más allá". Veamos lo que dijo Jesús: "Porque Dios no es Dios de muertos, sino de vivos, pues para él todos viven." En ese pasaje, Jesús NO estaba hablando de la inmortalidad del alma, sino de la RESURRECCIÓN de los muertos: "más los que fueren tenidos por dignos de alcanzar aquel siglo y la resurrección de entre los muertos, ni se casan, ni se dan en casamiento. Porque no pueden ya más morir, pues son iguales a los ángeles, y son hijos de Dios, al ser hijos de la resurrección. Pero en cuanto a que los muertos han de resucitar..." (Lucas 20:35-37). Por lo tanto, para Dios todos los muertos están vivos, porque él los ve RESUCITADOS. Dios no está sujeto al tiempo como nosotros, sino que él llama a las cosas que no son, como si ya fuesen: "...el cual da vida a los muertos, y llama las cosas que no son, como si fuesen." (Romanos 4:17). Es únicamente la resurrección lo que hará vivir a los muertos. La doctrina de la inmortalidad del alma es absolutamente diabólica. Ni Jesús ni sus apóstoles la enseñaron jamás, ya que lo que ellos enseñaron fue la RESURRECCIÓN de los muertos.

2Corintios 5:8 y Filipenses 1:23:
   Los herejes papistas y "evangélicos" también suelen citar los textos de 2Corintios 5:8 y Filipenses 1:23 para apoyar la doctrina de la inmortalidad del alma, sin embargo, en esos pasaje no se dice por ninguna parte que el alma sea inmortal. Pablo dijo sencillamente que quería librarse de este cuerpo mortal, y estar con el Señor. El deseaba morir (partir), para estar con Jesús, porque Pablo sabía que el siguiente evento después de la muerte es la resurrección. Cuando morimos, nuestro espíritu parte del cuerpo, y es recibido por EL CRISTO (Hechos 7:59), ¡¡pero no somos nosotros los que partimos con EL CRISTO!!, sino que es el ESPÍRITU que Dios puso en nosotros, es decir, LA ENERGÍA que nos da la vida (Juan 6:63)(al perecer toda la vida de ese persona queda como archivo en ese espíritu, pero sin tener conciencia, y es por eso que Dios conoce a todos los muertos). Nosotros partiremos con EL CRISTO únicamente cuando ÉL VENGA, y los suyos sean arrebatados, entonces es cuando estaremos con él (1Tesalonicences 4:17). Si lo santos fueran con el Señor en el momento de la muerte, entonces Pablo jamás habría dicho esas palabras registradas en 1Tesalonicences 4.17. La resurrección es un despertar, y sucede después de la muerte, ¡no en el momento de la muerte!, en otras palabras, entre la muerte y la resurrección pueden pasar miles de años. Por lo tanto, resumiendo, EL VERDADERO CRISTIANO CREE EN LA VIDA DESPUÉS DE LA MUERTE, pero esa vuelta a la vida de los muertos en Jesús ocurrirá CUANDO Jesús VENGA EN GLORIA (1Tesalonicences 4:15-16), entonces este cuerpo corruptible se vestirá de incorrupción, y este cuerpo mortal se vestirá de inmortalidad (1Corintios 15:50-54). Dicho en otras palabras, cuando los cristianos muertos resuciten, el cuerpo corruptible DESAPARECERÁ DE LOS SEPULCROS, y será transformado en un nuevo cuerpo glorioso e incorruptible (Filipenses 3:20-21).

LA TRANSFIGURACIÓN DEL MESIAS Y LA APARICIÓN DE MOISÉS Y ELÍAS:
En Mateo 17:1-7 leemos le relato de la transfiguración del Mesías y la aparición de Elías y Moisés. Muchos ignoran que este suceso fue sencillamente una V.P.A. es decir, una VISIÓN PROFÉTICA ANTICIPADA, pues eso es lo que fue, el propio Mesías dijo bien claro que se trataba de una VISIÓN:
"Cuando descendieron del monte, Jesús les mandó, diciendo: No digáis a nadie la visión, hasta que el Hijo del Hombre resucite de los muertos." (Mateo 17:19).
Ese tipo de visión entra en el mismo grupo de visiones proféticas anticipadas que Juan tuvo en el Apocalipsis, donde él vio hechos que sucederán en el futuro, como si estuvieran ocurriendo en el presente, o ya hubieran ocurrido en el pasado, es decir, Juan simplemente estaba viendo el futuro como si lo estuviera viendo en una gran pantalla de cine. Lo mismo sucedió con la visión de la transfiguración, los apóstoles estaban viendo una visión profética anticipada del futuro REINO DE DIOS EN LA TIERRA, cuando Moisés y Elías estén resucitados y en compañía del Mesías glorificado, este pasaje no tiene que ver absolutamente nada con la doctrina satánica de la inmortalidad del alma, simplemente fue una VISIÓN PROFÉTICA ANTICIPADA (V.P.A.).

EL LADRÓN ARREPENTIDO:
  Los que enseñan la doctrina diabólica de la inmortalidad del alma siempre citan siempre el pasaje de Lucas 23:43, referente al ladrón arrepentido para apoyar su doctrina.
Hagamos un análisis sencillo de esas palabras de Jesús registradas en Lucas 23:43. Jesús estaba crucificado, y uno de los ladrones que estaba crucificado junto a Jesús le dijo al otro ladrón: "Nosotros a la verdad justamente padecemos, porque recibimos lo que merecieron nuestros hechos; más éste [Jesús] ningún mal hizo." (verso 41).
Luego, volviéndose a Jesús, le dijo: "Acuérdate de mí CUANDO VENGAS EN TU REINO" (verso 42). Observe que el ladrón arrepentido no le pidió a Jesús que se acordara de él cuando su alma se fuera al cielo, sino que se acordara de él cuando Jesús VINIERA en su reino, es decir, cuando REGRESARA A LA TIERRA CON GRAN PODER Y GLORIA. ¡¡El ladrón arrepentido CREYÓ EN LA FUTURA VENIDA GLORIOSA DEL MESÍAS PARA REINAR!!. El ladrón arrepentido, como buen judío que era, no creía en la doctrina diabólica de la inmortalidad del alma. El creyó las palabras de Jesús, y en su promesa de regreso a la tierra para reinar. Este personaje seguro que había escuchado en otras ocasiones los discursos de Jesús, y le había oído hablar de la futura venida gloriosa del Hijo del hombre para reinar.
Esa petición del arrepentido ladrón a Jesús implica lo siguiente:
1. Para el ladrón arrepentido Jesús era un rey, pero que aun o había recibido el reino, porque dice que se acuerde de él cuando venga en su REINO. 2. En algún tiempo futuro Jesús vendrá en su reino. 3. Cuando Jesús venga en la gloria de su reino, entonces se acordará del ladrón arrepentido, y lo devolverá a la vida, es decir, el arrepentido ladrón también creyó que, cuando Jesús venga en gloria, le RESUCITARÁ.

Veamos ahora la respuesta de Jesús. La traducción literal del texto griego de Lucas 23:43 es la siguiente: "DE CIERTO TE DIGO HOY CONMIGO ESTARÁS EN EL PARAÍSO". Esta es la verdadera traducción. La palabra "que" no aparece en el texto griego, sino que fue añadida por los traductores de la cristiandad; el texto griego tampoco tiene comas ni puntos.

Jesús estaba usando la palabra "hoy" de la misma forma que se utiliza en muchas partes de las Escrituras del Antiguo Pacto, con el fin de reforzar una afirmación anterior. Veamos los siguientes tres ejemplos bíblicos: "Yo pongo HOY por testigos al cielo y a la tierra... Aprende pues, HOY, y reflexiona en tu corazón... Guarda sus estatutos y sus mandamientos, los cuales yo te mando HOY..." (Deuteronomio 4:26, 39, 40). Declarar algo "hoy" equivalía a hacer una afirmación solemne y con autoridad, y de una certeza total. Por lo tanto, cuando Jesús dijo al ladrón arrepentido "DE CIERTO TE DIGO HOY, CONMIGO ESTARÁS EN EL PARAÍSO", de ninguna manera le estaba diciendo que ese mismo día estaría con él en el Paraíso, sino que en ese mismo día le estaba asegurando solemnemente que estaría con él en el Paraíso, ¡en tiempo futuro! Por lo tanto, el ladrón arrepentido podía tener la completa seguridad de que estaría con Jesús en el Paraíso, PERO NO CUANDO MURIERA, sino cuando Jesús VINIERA EN SU REINO. Jesús no fue al cielo (el Paraíso) cuando murió, porque después de resucitar él dijo a María Magdalena que AUN NO HABÍA SUBIDO AL PADRE (Juan.20:17), y el Padre está en el CIELO (Mateo 6:9). Jesús cuando murió fue al SEPULCRO, al reino de los muertos, es decir, al HADES, así lo dijo el propio Jesús: "Estará el Hijo del Hombre EN EL CORAZÓN DE LA TIERRA tres días y tres noches" (Mateo 12:40).


JUDAS 7:
Algunos papistas suelen enseñar que en Judas 7 el “castigo del fuego eterno” no se está refiriendo al fuego que descendió del cielo y destruyó las ciudades de Sodoma y Gomorra, según ellos ese fuego eterno es el lago de fuego. Veamos la falsedad de esa doctrina:

La interpretación que esos papistas dan de Judas 7 es más falsa que Judas, es una burda mentira, ya que en ese pasaje se está haciendo referencia bien clarito al FUEGO QUE DESCENDIÓ DEL CIELO y destruyó las ciudades de Sodoma y Gomorra, es decir, el pasaje no se refiere de ninguna manera a la Gehenna. Pues bien, el apóstol Judas dijo bien clarito que ese fuego eterno arrasó esas ciudades, las cuales ya no existen, y esto SIRVIÓ DE EJEMPLO DE LO QUE DIOS HARÁ CON TODOS LOS MALVADOS, por lo tanto, los malvados también serán destruidos por el fuego, y dejarán de existir. Por cierto, el pasaje dice "castigo del fuego eterno", refiriéndose al fuego que descendió del cielo y arrasó esas ciudades, pero si el castigo del fuego eterno fuera un sufrimiento eterno, entonces resulta que esas ciudades aun seguirían ardiendo, y sus habitantes maricones se estarían quemando aun, pero sin ser jamás destruidos.

Los condenados serán ATORMENTADOS CON FUEGO Y AZUFRE (Apocalipsis 14:9-11), ellos serán atormentados en diferentes grados, conforme a sus obras, y seguidamente serán DESTRUIDOS en cuerpo y alma (Mateo 10:28), cuando alguien es quemado en el fuego, es atormentado con mucho dolor, hasta que es reducido a cenizas y deja de existir, lo mismo hará Dios con todos los malvados (Malaquías 4:1-3). Sin embargo, los papistas y muchos protestantes rechazan esta verdadera enseñanza bíblica, y enseñan esa mentira diabólica y perversa de que Dios dará la vida eterna a los malvados, para hacerlos sufrir eternamente.


CONCLUSIÓN:


Ha quedado demostrado, tanto con la biblia y también con la historia, que la doctrina falsa de la inmortalidad del alma y los sufrimientos eternos es una vil mentira inventada por Satanás desde el mismo principio de la humanidad: es la mentira más antigua que el diablo le ha propuesto a la raza humana y es el fundamento del espiritismo. Desde la antigua babel hasta el catolicismo apostata romano esa doctrina perversa ha causado estragos en las mentes engañadas de cristianos que se dejan manipular por lideres corruptos de entendimiento que no se guían a través de los fundamentos bíblicos; sino por supersticiones, fabulas y mandamientos inventados por hombres. Esa doctrina perversa ha opacado el carácter de un Dios bueno transformándolo en un monstruo sádico, morboso y cruel. Pero la verdad nunca va a quedar oculta para aquellos que anhelan de todo corazón alcanzar en verdadero conocimiento, ya que Dios nunca le va a negar la verdad a quienes se la pidan. Ya es hora de que los verdaderos cristianos salgan de esas iglesias espiritualmente corruptas, atadas a las tradiciones babilónicas de la gran ramera, y esto incluye a las iglesias evangélicas y pentecostales; las cuales, teniendo la apariencia de iglesias cristianas, son las mayores promotoras de esas doctrinas malignas de los tormentos eternos y la inmortalidad del alma (entre otras). Muy pronto Dios mismo en persona va a juzgar todo el sistema babilónico que a través del catolicismo, y demás iglesias que tienen creencias parecidas, han corrompido y contaminado la verdad cristiana. Esta es la orden del señor para los verdaderos creyentes que todavía se encuentran dentro de esas iglesias apostatas:
‘’salid de en medio de ellos, pueblo mío, para que no seáis participes de sus pecados ni los alcancéis parte de sus plagas’’. Apocalipsis 18:4.

AMEN.

Para retroceder al capitulo 1, pinchar en el siguiente link: EL ALMA NO ES INMORTAL, YA QUE: EL HOMBRE MISMO ES UN ALMA.




PARA MÁS INFORMACIÓN:

Los invitamos a participar en nuestras congregaciones cibernéticas siguiendo estos link: ‘’
Anti-apostasía: por Alexander Gell’’:     http://www.facebook.com/groups/395559757149557/?fref=ts.




También los invitamos a participar en el foro de estudios y debates bíblicos: ‘’cristianos bíblicos’’:  http://www.gabitogrupos.com/cristianos/general.php.


Para comunicarse con nosotros a través de skipe en la congregación en audio aquí tiene mi cuenta de skipe:   alexander.gell1


Aquí también mi canal SÉPTIMO MILENIO en YouTube:http://www.youtube.com/channel/UCIw-Rhk3CBW4ZSDhDWA9j9A?feature=mhee.


Para escuchar todos nuestros estudios en audio pinchar en este link:http://www.ivoox.com/podcast-podcast-sana-doctrina-cristiana_sq_f140158_1.html



PERMISO DE DISTRIBUIR TODOS NUESTROS ESTUDIOS BIBLICOS SIEMPRE Y CUANDO NO LE QUITEN NI LE AÑADAN NADA.

Google+ Followers